Rutas Parque parque Natural de Redes
La C' Bar Berna. Merendero La Forna – Productos caseros asturianos

 


Que visitar en Sobrescobio

El visitante que se acerque a Sobrescobio,lo hará fundamentalmente atraído por su entorno natural y por los maravillosos paisajes que atesora. Sin embargo, no se puede obviar el importante patrimonio histórico-artístico que participa de un marcado carácter popular y que ha sido objeto, en los últimos años, de una importante labor de conservación y recuperación.
En toda la zona se deja notar una cierta impronta romana, fundamentalmente en infraestructura viaria. Así, se conservan restos de una antigua vía con probable origen romano, que enlazaba Sobrescobio con la Calzada Real, dicho tramo es fácilmente accesible, al estar comprendido en la primera parte del itinerario señalizado como PR-AS.122, Ruta de la Calzada Romana, que parte de la localidad de Rioseco.

El Castillo de Villamorey,

del que tan sólo quedan las ruinas del Torrexón, fue objeto de una cuidada restauración, aplicada tanto a su entorno como al camino de acceso a él. Se encuentra situado sobre las tranquilas aguas del embalse de Rioseco, en un promontorio rocoso que domina la entrada al concejo. Era un edificio defensivo de clara filiación romana posteriormente reconstruido en época de Alfonso I.
La primera referencia documental es del año 1185, cuando el rey Fernando II hace donación a la Orden Militar de Santiago de la heredad y Castillo de Sobrescobio, para que sea inmune y libre de la voz regia, con todas sus pertenencias, derechos y términos, haciendo ésta a perpetuidad. También conocido con el nombre de Torrexón de Tielva, se describe en ruinas y deshabitado en un documento de 1494.
Este abandono y su posterior ruina tuvieron lugar tras la fundación de la Pola de Sobrescobio en 1344, cuando el rey Alfonso XI, a petición de sus hijos Enrique y Fadrique, otorga carta de población (Carta Puebla) al concejo de Sobrescobio.
En esta carta, hoy perdida, manda a los de este concejo que hagan puebla en el lugar de Oviñana, a fuero de Benavente, concediéndoles diversas exenciones y fijando en la cantidad de 1.200 maravedíes el tributo que debían de satisfacer anualmente a los señores del coto. La importancia de la presencia del Torrexón de Villamorey queda patente en su inclusión dentro del Escudo de Sobrescobio, junto a la Cruz de la Orden de Santiago, a la que perteneció el municipio hasta el año de 1565, en el cual la Orden acordó enajenar su jurisdicción sobre él.
Entre los edificios religiosos hay que destacar la Iglesia Parroquial de Santa María la Real de Oviñana, fundada a principios del siglo XV, reconstruida en 1561 bajo la dirección del arquitecto Fernando de Posada, comenzó a usar el título de Real a partir de 1719. Entre 1729 y 1732 se hizo el retablo mayor a cargo del escultor Francisco de Rivera y en 1868 se construyó la Capilla de los Mártires y la espadaña. Fue derruida en 1934, durante la Revolución de Octubre y actualmente, tan sólo se conservan sus ruinas. Junto a la Iglesia se encontraba la antigua casa consistorial del concejo, actualmente en Rioseco.

La Iglesia de San Andrés, en Soto de Agues, de estilo historicista. Construida en 1805 por el maestro Manuel Secades, y sufragada por los vecinos de Soto, fue intervenida en 1857 y reedificada en 1872. En su exterior se puede leer la siguiente inscripción: “se hizo a costa de los vecinos de Soto y Agues siendo juez Don Toribio Suárez de la Bera en 1805”. La planta es rectangular, con crucero y cabecera cuadrada, bóvedas de crucería y pórtico lateral. Tiene una torre lateral en forma de aguja apuntada, decorada con bolas de tipo escurialense, que sustituyó al antiguo remate consistente en un templete de columnillas de hierro y que constituye uno de los elementos más llamativos del conjunto. Las bóvedas tienen una decoración pictórica que consiste en la imitación de mármoles que enmarcan pasajes bíblicos. El retablo actual es obra del padre Carlos Pereira, natural de Soto de Agues, y está realizado en la década de 1970 con vidrios de colores engarzados en una estructura metálica para configurar una cruz basada en la Cruz de Alfonso II el Casto.

La Capilla de San Antonio de Padua, en Soto de Agues; fundada en 1709 por el sacerdote Domingo Conches Rubio, natural de esta localidad y destinado en San Juan de Villar de Santos (Orense), según consta en una inscripción adherida a su fachada. En la hornacina central del retablo aparece una imagen de bulto redondo de San Antonio, y en los lados aparecen relieves representando las imágenes de la Virgen María y San José. La Capilla de San Roque, en Villamorey; de planta cuadrada, pórtico delantero y campanario con espadaña, fue reedificada en 1858 por Juan Suárez Buyeres. La Iglesia de San Pedro, en Ladines; del siglo XV y reconstruida en 1640, en la que destacan el rosetón y la clave de la puerta en la que se conserva una talla de la Cruz de los Caballeros de la Orden de Santiago. La Ermita de San Nicolás de Tolentino, en Campiellos; cuya fundación se remonta a 1673. LaCapilla de Santa Ana, en Soto de Agues.


//Sobre nosotros // Aviso legal // Contacto //